La animación sobre pizarra blanca, el inicio de una historia…

 

Para empezar, os dejamos uno de nuestros últimos
vídeos animados sobre pizarra blanca

 


BREVE INTRODUCCIÓN…


 

whiteboard animation manno

Cuando era un niño, me apasionaban los dibujantes que ilustraban caricaturas humorísticas en los artículos de los periódicos. Algunos de ellos acompañaban en directo las declaraciones del presentador dibujando al vuelo escenas graciosas. Su lápiz se deslizaba sobre la hoja blanca enfocada en primer plano y yo, con los ojos como platos, no perdía ni el más mínimo detalla del dibujo que iba tomando forma en pantalla poco a poco. ¿Se podían imaginar que eran los precursores de lo que, décadas más tarde, se convertiría en el estilo de animación sobre pizarra en blanco?

 

Esos tipos eran buenos y lo que es innegable es que sus ilustraciones, a veces cómicas, y otras un poco ácidas, alentaban mi curiosidad y acaparaban completamente mi atención, dos ventajas que los vídeos ilustrados actuales han sabido fomentar a fondo.

 


Para empezar, convertimos tu mensaje
en una historia interesante…


 

Como puedes ver en el vídeo de nuestro proceso de creación, una vez validada la fase comercial, un redactor escribirá, corregirá y perfeccionará tu historia bajo la supervisión de nuestra jefa de redacción. Luego, de acuerdo con tus necesidades, la historia se envía a un especialista en guiones ilustrados que propone ideas de ilustración siguiendo tus directrices. Al terminar esta fase, se empieza a hablar propiamente de la fase de animación sobre pizarra blanca…

 


Tu historia cobra vida con dibujos y voz…


 

animazione su lavagna bianca

La base de la animación sobre la pizarra blanca es el ilustrador, el lápiz y la pizarra blanca en sí misma

El ilustrador de tu elección dibuja las hojas a mano alzada, una a una, siguiendo el guion gráfico establecido. Durante varias horas, los rotuladores negros y de colores trazan y colorean la historia mientras se graba cada una de las hojas.

 

La grabación obtenida se corta, trabaja y monta. Durante el montaje, se acelera para que se pueda visualizar en el tiempo establecido. Es lo que da la impresión de velocidad de la mano durante el visionado.

 

Una vez terminado este paso, el doblador que hayas seleccionado entra en escena, y le da a tu historia el ritmo que desees, narrando según el guion elaborado.

 

 

Finalmente, cuando nuestro realizador/montador queda satisfecho del resultado, te entregamos el vídeo.

 

¿Para qué sirve todo esto? Una animación sobre pizarra blanca te permite llegar a una gran cantidad de clientes potenciales de forma eficaz para hacerlos interaccionar de manera rápida contigo.

 

Como sabemos que, cada día, 100 millones de internautas ven un vídeo en línea, y que en la mayor parte de los casos se trata de vídeos que presentan un producto o servicio, creemos que es el momento de crear una animación sobre pizarra blanca propia… ¿No crees?